MADMA

PSICOLOGÍA Y PSICOANÁLISIS

Terapia con adultos, niños y adolescentes:

En Madma ofrecemos un amplio abanico de servicios gracias a las diversas especialidades que abarcamos. Psicología y psicoanálisis conviven en armonía  para poder brindarte el tratamiento más personalizado posible. Adultos, niños y adolescentes, presencial u online, sesiones grupales o individuales. Las posibilidades son inmensas. Algunos de los motivos de consulta más comunes con los que podemos ayudarte son: 

·      Ansiedad

·      Depresión

·      Duelo

·      Trastorno obsesivo compulsivo

·      Trauma

·      Insomnio

·      Fobias

·      Trastornos de la alimentación.

·      Hipocondria.

·      Perfeccionismo, autoexigencia y autoestima.

·      Adicciones conductuales.

¿Qué es el psicoanálisis y que es la terapia cognitivo conductual?

El psicoanálisis:

El psicoanálisis ayuda a las personas a atender su sufrimiento psicológico y sus conflictos internos. Además pretende ayudar a las personas a actuar según su propio deseo y libertad. Se recomienda acudir con un psicoanalista cuando existe en la persona un deseo de explorar de forma detallada y más profunda la situación de malestar actual que está viviendo. 

Entre los factores importantes a la hora de considerar iniciar un proceso psicoanalítico está, principalmente, el interés por su propia vida psíquica, el querer tener algo que decir y buscar un espacio de escucha, el considerar que lo que nos ocurre tiene que ver con nosotros mismos. 

Si quieres saber cómo las piezas de tu historia encajan entre sí; si quieres lidiar con los problemas de raíz; si quieres encontrar bienestar, o al menos libertad, si bien no a corto plazo, pero sí a mediano plazo, y quieres que estos cambios perduren, puede que esto sea el tipo de terapia que mejor se ajuste a tus intereses.
A menudo, la terapia psicoanalítica también es indicada cuando otras terapias menos intensivas han fallado en lograr los resultados deseados. 

El psicoanálisis suele requerir mucho más tiempo que otras psicoterapias, entre meses y años con una frecuencia semanal. Eso no quiere decir en absoluto que no haya mejorías o efectos terapéuticos notables en ese tiempo, sino que la meta va más allá. Las sesiones suelen durar entre 30-45 min, aunque el tiempo puede ser variable en función de las contingencias. 

Sólo hay una norma: Hay que decir, en la medida de lo posible, aquello que vaya viniendo a la mente, aunque pueda resultar vergonzoso o absurdo. Todo decir es importante. En el psicoanálisis no se manda trabajo para casa, se trabaja solo con el material que va surgiendo a lo largo de las sesiones. 

Se cura con la palabra, con la palabra de quien consulta, que habla y explica su padecer. Se busca aquello oculto en las palabras, se desarticulan para intentar fundar un nuevo sentido, menos limitante y sintomático, permitiendo vivir de manera más genuina.  Si mientras hablamos para nombrar la realidad lo que hacemos es crear el mundo, parece razonable pensar que si cambiamos la manera en que hablamos, estaremos cambiando el mundo que hemos creado. 


La terapia cognitivo conductual: 

Respecto a la terapia cognitivo-conductual, es una terapia que se centra fundamentalmente en el presente, en los problemas actuales de la persona. Las sesiones duran aproximadamente una hora, con una frecuencia semanal y requiere la realización de actividades fuera de las sesiones. El número de sesiones necesarias varía mucho dependiendo de la persona, el tipo de problemática y las áreas afectadas, pero la media suele estar en torno a las 10-15 sesiones. El procedimiento de trabajo consta de cinco fases:

En la primera
, el objetivo será recoger información relevante acerca del problema motivo de consulta, se analizarán las causas que han podido originar el problema, los factores que lo mantienen y las consecuencias que tiene ese problema en tu vida.
En la segunda fase
, tendrá lugar la devolución de la información, donde se te explicará los factores que influyen en el origen y mantenimiento del problema, y de que forma podemos abordarlos. Se te expondrán claramente los objetivos y las técnicas que podemos utilizar.
La tercera fase
es la más importante, la intervención. El objetivo es dotarte de herramientas para que seas tú misma la que puedas solventar la dificultades por las que pasas. Se trata de ofrecerte pautas, mejorar tus recursos de afrontamiento y habilidades.
La cuarta, antes de la última fase del tratamiento, trabajaríamos la prevención de recaídas. Se te prepararía para hacer frente de manera eficaz a las dificultades que puedas encontrar y que puedan ponerte en situación de riesgo ante una posible recaída.
La última fase
, es la de seguimiento. Las sesiones se irán distanciando en el tiempo. El objetivo es que seas autosuficiente y tu misma vayas aplicando lo aprendido a situaciones diferentes. No se trata de que las emociones no te afecten, sino de que seas capaz de responder de forma ajustada a la situación, en base a la capacidad de autobservación y el autoconocimiento, siendo consciente de que dispones de recursos que pueden ayudarte a regularte y a solucionar los problemas y dificultades que se te presenten.


En lo que se refiere a los precios, estos pueden diferir en función de la demanda, siendo distintos en el caso de recibir sesiones de psicología o de psicoanálisis, del número de sesiones pactadas o de si se trata de sesiones individuales o grupales. Si tienes preguntas o te gustaría consultar otros precios y packs disponibles, no dudes en contactarnos. También disponemos de un proyecto social para aquellas personas en situación de exclusión. Si quieres más información, pulsa AQUÍ.